#08 edición

Capitán Cristina Andreu Graells

Cristina es una mujer adorable, con una imagen tierna que contrasta con la idea preconcebida que normalmente tenemos de las mujeres de su profesión. Cristina es capitán de la Guardia Civil y en unos meses ascenderá al cargo de Comandante.

Con 17 años Cristina ingresó en la academia en Zaragoza, su ciudad natal, donde estuvo dos años preparándose, dos años que define como “muy duros física y psicológicamente”. Después estuvo tres años en Aranjuez antes de su primer destino, que fue el País Vasco.

Cristina decidió ingresar en la Guardia Civil, en primer lugar, por vocación, porque viene de una familia de tradición militar, concretamente del Ejército de Tierra. Y en segundo lugar, por su amor a la responsabilidad.

Cristina asegura que en todos sus años en el cuerpo de la Guardia Civil nunca se ha sentido ni discriminada ni favorecida por ser mujer. “Tanto en la academia como en los distintos trabajos que he desempeñado, las mujeres siempre hemos recibido el mismo trato que los hombres”, nos contaba.

También nos dijo que la proporción de mujeres en el Cuerpo es mucho menor que la de hombres, sobre todo en los puestos de alto mando. Concretamente, de 247 comandantes que hay en España, 10 son mujeres.

Por esto y por el sacrificio y la responsabilidad que supone un trabajo como el que desempeña, Cristina merece todo nuestro reconocimiento y admiración. Es un orgullo conocer mujeres tan profesionales y amantes de su trabajo como ella.

Tanto en la academia como en los distintos trabajos que he desempeñado, las mujeres siempre hemos recibido el mismo trato que los hombres.
— Cristina Andreu

Fátima García, comprometida con la estética oncológica

A Fátima la conocíamos desde hace mucho tiempo y sabíamos que era una mujer inquieta y luchadora, que siempre ha buscado marcar la diferencia, pero en Ideas en Femenino nos sorprendió con su nuevo proyecto.

Fátima lleva 20 años dedicándose a la estética y desde hace diez es propietaria de un salón de belleza en San Pedro Alcántara. Pero recientemente ha dado un paso más en su carrera y ha decidido unirse a un proyecto de estética oncológica impulsado por la Fundación Ricardo Fisas.

Fátima conocía este proyecto desde hacía varios años pero en el momento en que se lo propusieron no se vio con fuerzas para hacerlo. Entonces se encontraba en una complicada situación familiar, se estaba separando de su marido, su hijo era aún muy pequeño… y rechazó la idea porque no estaba preparada. Pero cinco años después, con una situación personal más estable y tras la terrible noticia de que a una amiga suya le diagnosticaron cáncer, Fátima se unió al proyecto.

Lo último en lo que piensa una persona enferma de cáncer es en estar guapa”, nos contaba Fátima. Por eso su principal objetivo es ayudar a que la gente se sienta bien por dentro y por fuera.

Las personas que, como Fátima, se han unido a la iniciativa de estética oncológica de la fundación, ponen su tiempo y su profesión (sus conocimientos) para ayudar a los demás.

Bravo por personas como Fátima que, altruistamente, deciden dedicar parte de sus vidas a ayudar a quienes lo necesitan. Un magnífico ejemplo.

Lo último en lo que piensa una persona enferma de cáncer es en estar guapa.
— Fátima García

Locas por el pádel, Malakapadel

Mónica Quero es una de las mitades de Malakapadel, una tienda especializada en pádel que ha abierto con su socia Noemí en Málaga hace algo más de un año. Pero Malakapadel se ha convertido también en una marca y una forma de entender este deporte, muy centrada en que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres en cuanto a premios en los torneos, horarios, variedad de ropa…

Malakapadel nace de una necesidad de Mónica y Noemí, las dos jugadoras de pádel desde hace unos cinco años, que querían equiparar el pádel femenino y el masculino. Ambas son unas locas del pádel y decidieron, con los pocos ahorros que tenían, invertirlos en su pasión. Ahora invierten el 90% de su tiempo en la tienda y en los torneos que organizan junto con los clubes de la zona.

La trayectoria y los resultados de este primer año de andadura son muy buenos porque han sabido elegir a las personas con la que quieren trabajar. Mónica y Noemí se rodean de gente profesional, buenas personas y que sientan pasión por el pádel.

Ahora hay que trabajar cinco veces más para ganar la mitad”, nos contaba Mónica. Pero no tienen miedo, porque en Malakapadel trabajan con ilusión, dedicación y mucha pasión. Y eso es lo más importante.

Os deseamos toda la suerte del mundo, chicas.

Ahora hay que trabajar cinco veces más para ganar la mitad.
— Mónica Quero

Nuestra #08 Edición en primera fila - ¡Dale al play!