#07 edición

Laura es una muy buena “malamadre”

Para los que trabajamos en el mundo de la comunicación y la publicidad, Laura tiene una historia realmente apasionante. Ella es malagueña pero lleva mucho tiempo viviendo y trabajando en Madrid, y ha pasado por varias y muy importantes agencias. Es una mujer a la que su trabajo le apasiona y por eso todo lo que hace es un éxito.

Laura trabajaba en una agencia cuando decidió quedarse embarazada. Ella quería ser madre pero no quería renunciar a la posibilidad de seguir creciendo profesionalmente. Y se dio cuenta de que el trabajo por cuenta ajena en una agencia como la suya no era posible cuando tuvo a su hija. Su rol de madre se unió a todos sus otros roles: el de esposa, amiga, creativa… Y sentía siempre la presión de la gente de alrededor. Así que decidió dejar su trabajo en la agencia y crear su propio camino.

A partir de entonces Laura se dio cuenta de que lo que quería era compatibilizar su faceta de madre con la de profesional sin sentir la carga constante de que todo lo haces mal. Laura nos contaba que al ser madre se dio cuenta de que las mujeres en la actualidad sentimos una presión muy fuerte para estar perfectas, ser educadas… Pero que cuando somos madres esa presión se multiplica, porque ya no solo tienes que cuidar de ti misma, sino también de tus hijos.

De toda esta reflexión nació el Club de MalasMadres, una comunidad emocional de madres que se ha convertido en una red de ayuda. En el Club muchas mujeres encuentran un lugar de consuelo, de desahogo, de compartir los fallos y reírse de ellos. El Club de MalasMadres tienen miles de seguidores, más de 7.000 en Twitter y más de 18.000 en Facebook, porque han logrado satisfacer una necesidad social.

Lo más sorprendente es que esto lo ha conseguido en tan sólo cinco meses. El Club de MalasMadres ha supuesto un boom inesperado que Laura todavía está digiriendo. Ahora empieza a trazar el camino por el que va a encauzar este maravilloso y apasionante proyecto.

Nosotras seguiremos de cerca sus pasos, como hasta ahora, y estaremos para apoyarla en lo que necesite. Pero estamos seguras de que con su profesionalidad, su capacidad de trabajo y su sonrisa, Laura va a conseguir algo muy grande.

*Os recomendamos su perfil de Instagram ;)

Cuando somos madres la presión de ser mujeres perfectas se multiplica, porque ahora también tienes que cuidar de tus hijos.
— Laura Baena

Macarena apasionada del mentoring

Macarena fue la Idea Joven de la séptima edición de Ideas en Femenino. Es socia, junto con Javier Luque y Francisco Bravo, de Ananse Consulting, una empresa dedicada a la formación los Recursos Humanos y el mentoring.

Macarena regresó de Madrid hace dos años y decidió crear Ananse con sus socios para establecer dentro de sus empresas clientes un proceso de autoconocimiento de los trabajadores. La razón de esto es que pasamos muchas horas en el trabajo y es ese el mejor lugar para empezar a conocernos.

Macarena nos insistió en la necesidad de amarnos y respetarnos a nosotros mismos por encima de todas las cosas. Además, nos confesó una de las mejores lecciones que ha aprendido en la vida “no debemos ser buenas personas, debemos ser simplemente personas”.

Un placer tenerte entre nosotros en la séptima edición de Ideas en Femenino, Macarena.

No debemos ser buenas personas, debemos ser simplemente personas.
— Macarena Fernández

Leonor nos relata su viaje interior

Leonor es una mujer que sorprende cuando la ves por primera vez por sus intensos ojos azules y por su tranquilidad. Es una persona que transmite paz y cuando la conoces y escuchas su historia empiezas a entender el porqué de su actitud de calma y su equilibrio.

Como buena periodista, Leonor es una mujer guerrera. Nos contaba en Ideas en Femenino, entre risas, que el primer regalo que recibió cuando tenía tres años fue un martillo que le regaló su abuela. Casualmente ese martillo luego tuvo un sentido en su vida porque durante diez años se dedicó al atletismo de forma profesional, concretamente al lanzamiento de peso, de jabalina y de martillo.

Durante la época que competía con la Federación Andaluza de Atletismo entrenaba entre cuatro y cinco horas diarias, pero para ella nunca era suficiente. También estuvo muchos años trabajando en elmundo.es y llegó un momento en que su trabajo ya no le interesaba ni le llenaba. Fue por este motivo por el que decidió empezar un viaje interior de autoconocimiento, “el viaje más apasionante que he hecho en vida”, nos contaba Leonor.

Ese viaje que inició aconsejada por su pareja en ese momento, le llevó a pasar por el dolor, en su caso de una ruptura sentimental. Pero Leonor asegura que el dolor te hace más fuerte, y desde entonces empezó a conocerse a sí misma y a elegir su camino.

Su proceso de reinvención profesional nace de una ilusión de Leonor y de su hermana de trabajar por su cuenta y juntas y junto a su socia Pilar, en marzo de 2013 Viventi se hizo realidad. Leonor confiesa que no hicieron plan de empresa ni plan de negocio, sino que fueron puerta a puerta con un dossier debajo del brazo.

Nos alegramos mucho porque Leonor está ilusionada con su proyecto y asegura que el camino está siendo precioso, “es la materialización de un sueño”.

Pero si algo aprendimos de la ponencia de Leonor es que lo importante en la vida es el amor a lo que haces y, sobre todo, hacia las personas que hacen el viaje de la vida contigo.

Cuando haces algo con amor, el resto viene por sí solo.
— Leonor Cabrera

Nuestra #07 Edición en primera fila - ¡Dale al play!