#05 edición

Celia Domínguez está agradecida a la vida

Celia es una mujer de los pies a la cabeza, no hay nada más que verla. Nadie podría creerse que, en otro momento de su vida, se sintió chiquitita, muy chiquitita.

Una mala experiencia laboral le llevó a dejar su trabajo y a entrar en una situación personal difícil, de la que supo salir gracias al autoconocimiento.

Uno de los mejores consejos que Celia nos regaló es que no debemos hacer caso a los demás, sino a nuestro propio corazón. Ella tenía un empleo, un sueldo fijo, trabajaba muy cerca de su casa, pero no era feliz. Y la gente que le rodeaba le aconsejaba que no dejara su trabajo, pero lo hizo, en plena crisis. Tomó una decisión muy valiente y decidió emprender y dejar atrás todo lo que le hacía infeliz. Ahora hace lo que realmente le gusta, sin depender de nada ni de nadie.

Celia nos enseñó durante su ponencia en la quinta edición de Ideas en Femenino, la necesidad de querernos y confiar en nosotros mismos. “Cada mañana, cuando nos levantemos, tenemos que mirarnos al espejo y ver todo lo bueno que tenemos. Tenemos que gustarnos”, nos decía.

Nos dio además, una lección de humanidad, porque Celia le está agradecida a todo el mundo, a los que la ayudaron a salir del bache y a los que le pusieron obstáculos en el camino, porque le han enseñado mucho. “Gracias a ellos, ahora soy yo”.

Pero si tenemos que quedarnos con una de sus frases, sin duda, elegimos: “El camino de los sueños no es fácil, hay que luchar mucho, pero merece la pena”. Por supuesto que sí. Gracias, Celia.

Queremos compartir con vosotros el artículo que escribió Celia después de nuestro encuentro.

Carmen irradia paz…                    

Carmen reconoce que es periodista de formación y de vocación, porque ya desde adolescente le gustaba denunciar las injusticias del mundo. Pero lo que Carmen es en realidad es una de las personas más humildes y con mayor calidad humana que hemos conocido.

A los 20 años, mientras estudiaba Periodismo, con un contrato encima de la mesa para trabajar en el diario más importante de la provincia de Málaga, decidió irse a América Latina, porque el periodismo de denuncia que a ella le gustaba no podía hacerse en su ciudad.

Carmen Escalante en Ideas en Femenino

Su experiencia allí empezó viviendo seis meses en una chabola. Con 23 años adoptó a tres de sus hijos durante su estancia en Argentina, trabajando con chicos de la calle en Villa Miseria. Esos niños eran tres hermanos de nueve, seis y un año, que iban a ser separados si nadie se hacía cargo de ellos y los adoptaba. Y Carmen se dejó llevar por su corazón. Ella reconoce que esa adopción, tan joven, viviendo sola en Argentina, fue un acto de inconsciencia, pero también de amor. “Lo único que podía ofrecerles en ese momento era que permaneciesen juntos”, nos contaba.

Al cumplir los 30 años, edad legal para la adopción en Argentina, decidió volver a España y darles una verdadera familia a sus hijos. Tuvo la suerte de que en Málaga buscaban una Delegada de Médicos Sin Fronteras para Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla y consiguió el puesto. Una vez en España conoció a su actual pareja, quien también adoptó un niño y ambos viven felices con sus cuatro hijos.

Carmen nos aseguraba que ha conocido la vida en toda su miseria, pero también en toda su maravilla. Seguramente esta es la razón por la que posee esa extraordinaria luz e irradia tanta paz y tanta ternura.

Gracias, Carmen, por darnos una lección de humanidad y definirnos, sin palabras, lo que es el amor verdadero.

Oh My Cool, un proyecto guay                       

Ohmycool fue la Idea Joven de la quinta edición de Ideas en Femenino, y aunque ya los conocíamos y nos encantaban, después de escuchar a Marta (creadora de Ohmycool junto a su pareja Francis) y contarnos el proceso de creación de este original proyecto, nos gustan todavía más.

Ohmycool es, tal y como la definen sus creadores, “la tienda de las cosas chulas y los regalos de diseño”. Pero comparten también arte y creatividad. Marta nos contó que Ohmycool empezó como un hobby y ha acabado por convertirse en un sueño hecho realidad.

Marta Turrado en Ideas en Femenino

La filosofía de esta pequeña pero genial empresa es hacer lo que realmente les hace feliz ¡olé! Ellos venden los productos que les gustan y les definen. Se diferencian de otras tiendas online en que hacen una selección muy exhaustiva de los productos que venden, porque tienen muy claro lo que quieren ofrecer a sus clientes. Además, también son únicos en la forma de dirigirse al comprador. Rompen la barrera que les separa con llamadas para confirmar los pedidos e incluso le mandan una foto del paquete al cliente antes de enviarlo a su destino.

Tienen un modelo de negocio distinto porque son una empresa pequeña y tienen que diferenciarse del resto, haciendo hincapié y aprovechándose de las ventajas de la atención personalizada al cliente.

Marta nos enseñó que cuando hay ilusión y trabajo detrás de un proyecto, el éxito está asegurado. ¡Enhorabuena, Ohmycool!


Nuestra #05 Edición en primera fila - ¡Dale al play!