Victoria Artillo

Victoria fue la joven promesa de la tercera edición de Ideas en Femenino, pero lleva a sus espaldas mucha experiencia, mucho trabajo y mucha pasión por lo que hace.

Desde muy pequeña ha sido rebelde e inconformista. En el conservatorio suspendía, y nunca tuvo un papel protagonista en las actuaciones, siempre estaba en la última fila. En las compañías en las que ha trabajado nunca le han dejado hacer todo lo que quería, por eso tenía muy claro que tenía que trabajar para ella misma. Desde que abrió su academia y creó su propia compañía hace todo lo que no ha podido hacer antes.

Victoria estudió la carrera de danza en el conservatorio de Málaga y al acabar se fue a Madrid para continuar con su formación. Viajó a Francia, Marruecos, Arabia Saudí… pero se dio cuenta de que el mundo del artista es muy complicado. Actuaba en espectáculos increíbles, delante de miles de personas aplaudiéndole, pero su familia estaba lejos y se sentía sola.

Por eso tomó la decisión de volver a Málaga. Pero tuvo que empezar de cero. Fue una decisión difícil, pero su familia estaba ahí para ayudarla. Todas las jóvenes promesas que cuentan su historia en Ideas en Femenino coinciden en la importancia de la familia. Sin ellos, sin su apoyo y su ayuda, no podrían realizar su sueño.

Actualmente Victoria tiene su propia academia de danza y su propia compañía. Trabaja las 24 horas del día haciendo lo que le gusta.

A pesar de su juventud (tiene 27 años), Victoria no le tiene miedo a nada. Todo lo que tiene lo ha ganado con su trabajo, nadie le ha regalado nada. Siempre que se ha propuesto algo lo ha conseguido, por eso sabe que no tiene límites. Su esfuerzo, su constancia y su ilusión son sus armas.