Setareh Mohregi

Setareh es alemana, nacida en la ciudad de Hamburgo, aunque de origen persa. Siendo muy pequeña, su familia se trasladó a vivir a Marbella, donde vivió sus primeros años.  Corría el año 92 y una fuerte crisis azotaba España. A su padre, arquitecto, le salió un proyecto en la ciudad que la había visto nacer, una oferta que no podía rechazar, dadas las circunstancias. Y allí se fueron a vivir, donde tanto Setareh como su hermana empezaron el instituto. Pero no les dio tiempo a acabar esta etapa allí, ya que un nuevo proyecto de su padre, esta vez en California (San Diego), les obligó a cambiar otra vez de ciudad. Al año y medio, se mudaron a Illinois (Chicago), de nuevo por trabajo, y allí empezaron sus estudios en la universidad.

Al acabar el proyecto de su padre en Chicago, reunió a las tres mujeres de la casa (a Setareh, a su hermana y a su madre) y les hizo un listado de las opciones de futuro que tenían. Y estas pasaban por  quedarse a vivir allí, volver a San Diego, Hamburgo, Marbella, e incluso les dio la opción de irse a Madrid. Por votación unánime, las tres decidieron volver a Marbella. Y desde entonces, Marbella es su ciudad, la ciudad donde se enamoró, donde nacieron sus dos hijos y en la que felizmente reside.

Gracias a los viajes que hizo durante estos años con sus padres, nuestra heroína domina cuatro idiomas que han sido claves en su carrera profesional: español, inglés, alemán y Farsi.

Setareh es licenciada en Dirección y Administración de Empresas y tiene un Master en Marketing y Ventas. Su primer trabajo fue en una agencia de viajes, en la que estuvo solo tres meses, porque no le gustaba lo que hacía. Su siguiente trabajo fue en la central de una franquicia de moda famosa en Inglaterra, primero como Junior Assistant y más tarde como Directora de Marketing, con tan solo 25 años. También trabajó en banca, pero ninguno de estos era el trabajo de sueños.

En Gilmar Inmobiliaria Consulting fue donde realmente encontró su sitio. Empezó como vendedora, luego como captadora, hasta que le ofrecieron la apertura de la oficina de Estepona, y posteriormente la dirección de la oficina de Puerto Banús. Lleva 14 años trabajando en esta empresa, donde realiza un fantástico trabajo, y donde se siente feliz.

Si hay algo que define a Setareh es su amor por la familia. Desde muy pequeña ha estado muy unida a sus padres y a su hermana, y desde que se casó y formó su familia, ellos han sido su vida.

Hace ahora dos años, Setareh sufrió un durísimo golpe: su marido Pablo fallecía en lo que en principio pareció un accidente de moto, pero que realmente fue provocado por un infarto. “Eso me recuerda que sólo tenemos el presente. Nada más que presente”.