Paloma Gómez

Paloma Gómez se considera una privilegiada porque a lo largo de su vida se ha sentido siempre satisfecha al hacer en cada momento lo que ha querido. Según ella es “coherente”: su vida es aquello que piensa y siente. Su trayectoria personal y profesional la ha enfocado siempre a ayudar al otro. En 1994, una amiga la invitó a ir a la Asociación Española Contra el Cáncer en Fuengirola. Y lo que allí empezó a hacer, no le gustaba. Cuando algo no le gusta a Paloma, o lo deja o lo cambia. Y cambió lo que hacía en la AECC.

Para ello, se formó con otras personas, ya que el voluntariado en España no existía en esa época como se conoce hoy. Y tampoco la AECC lo necesitaba como hoy en día. Pusieron encima de la mesa el proyecto que respondía a sus sueños, y lo que ellas querían que fuese la Asociación: un referente totalmente innovador y revolucionario en Fuengirola.

Desde entonces sigue allí. Hoy es su Vicepresidenta y voluntaria testimonial.