María José Andrade - Mujeres Valientes


En unos días conoceréis a María José Andrade, fundadora de Mujeres Valientes. Una mujer que dice que tiene poco que contar pero en cuanto la conoces no para de hablarte de sus proyectos, de la gente tan maravillosa con la que se lanza a nuevas aventuras profesionales todos los días, de las injusticias de la vida y cómo se enfrenta a ellas… María José es todo energía, de la buena, de la que te carga las pilas y con la que te sientes que te puedes comer el mundo. Estamos deseando que la escuchéis en persona.

Deciros que le pedimos que nos escribiera unas líneas sobre ella para poder escribir este post y nos envió lo siguiente (¡no hemos cambiado ni una coma!):

“Respondiendo a tu correo y como la foto la tienes ya, pues pasaré a mi biografía.

Tengo 51 años, soy licenciada en periodismo por la Universidad de Sevilla y especialista en Tecnología de la Información y la Comunicación.

Fui madre muy joven y me separé a los pocos años de casarme, una circunstancia que marcaría mi vida para bien, y es que lejos de lamentarme por tener que aparcar mis planes, me dediqué a la persona que más me necesitaba: MI HIJO.

María José Andrade - Mujeres Valientes

María José Andrade

Mujeres Valientes

Con 40 años y con mi hijo estudiando Derecho, decido, por fin, matricularme en la Universidad. 

Aún recuerdo mi primer día. Los nervios que sentía, el olor de los libros, el barullo de tanta hormona suelta, el sonido de mis tacones cuando entré en un aula de más de ciento cincuenta personas y el silencio atronador que se hizo cuando pensaron que era la profesora.

Cinco años de formación continua. De estudios, de esfuerzo, de compañerismo, de amistad... Cinco años en los que la lección más importante fue que tenía ser humilde y generosa; que no hay que prejuzgar a nadie y que aunque creamos que lo sabemos todo, en realidad no tenemos ni idea de nada.

Cinco años en los que día sí y día también tenía que escuchar de mis compañeros de trabajo que "Qué desventaja más grande estudiar tan mayor"... Pues no. Y lo que en un principio era una debilidad lo convertí en una fortaleza... Sí, porque estudiar a esa edad y con la generación tecnológica, me sirvió para darme cuenta de que estaba viviendo inmersa en un futuro del que mis compañeros de trabajo (un medio de comunicación) no tenían ni idea.

Cuando terminé me matriculé en un máster (aburrido), pero un ingreso de quince días con intervención quirúrgica de más de cinco horas, me hizo dar cuenta de que mi camino tenía que ir por otro lado... Dicho y hecho: ¡Tomé la senda digital!

Trabajo en un medio de comunicación, como he escrito antes, desde hace mas de 30 años. Una empresa pública en la que no puedo ejercer como periodista por motivos burocráticos (dan igual)... Así que en vez de derribar muros y chocar contra paredes decidí seguir con el consejo de mi padres: "Si no puedes con el enemigo, alíate con él".

Firmé una alianza con mi destino porque yo, y sólo yo soy su dueña y nada, absolutamente nadie, me va a decir a mi qué tengo que hacer y cuándo soy periodista... De ahí, de ese empecinamiento, nace Mujeres Valientes.

Teniendo la formación que tenía y en plena era digital, ¿por qué no montar una plataforma digital destinada a dar visibilidad a mujeres que son capaces de cambiar las estructuras económica, sociales, culturales, políticas y mentales?... Eso es Mujeres Valientes y esa soy yo.

En cuanto a lo de comentar algo en el blog, pues la verdad que a pesar de todo me cuesta visibilizarme en redes sociales en una época en la que mostrarse es existir.

Que mi mejor faceta ha sido la ser madre, que gestiono muy bien mi tiempo porque soy súper organizada a pesar de ser caótica en todo y que tengo siempre a un compañero de vida, desde hace casi veinte años, que me coge de la mano cada vez que lo necesito y con el que sigo riéndome como el primer día.

¿Qué soy yo? Soy la madre y soy la mujer de José Mª siempre. Que intento ser auténtica y coherente, y que, aunque me ha costado mucho caerme bien, ahora no me cambiaría por nadie.

Espero que te sirva.

Un beso enorme.

Mª José”

Contando los días estamos, querida María José, para disfrutar de tu compañía y contagiarnos de tu energía.