Permíteme que te responda con una breve historia

Han pasado 30 días desde que presentamos [in]visibles. 30 días en los que he reflexionado (más a posteriori, todo hay que decirlo) sobre mis respuestas a las preguntas que nuestro primer libro ha propiciado. Me gustaría compartir, a corazón abierto, mis más profundas conclusiones.

¿Por qué 35 historias? Por diferentes motivos no han podido ser las 41 mujeres que han pasado por los encuentros de Ideas en Femenino. Por supuesto que hemos echado de menos a las que no nos han acompañado. Para nosotras siguen siendo igual de heroínas estén o no sus historias de superación narradas en estas 348 páginas. Pero la realidad es que han sido 35 las mujeres que no sólo nos han inspirado, sino que también nos han dedicado su tiempo para poder inspirar y motivar a otras mujeres a través de sus experiencias en primera persona.

¿Por qué estas 35 mujeres concretamente? Cierto es que podrían haber sido otras 35 mujeres. Pero no ha sido así. Creo que la vida pone a ciertas personas en tu camino para disfrutar de ellas, aportarles y a la vez que ellas te enseñen algo a ti. En este caso la selección de las 35 heroínas ha sido fruto de nuestro deseo por conocer personalmente a muchas de ellas, recomendaciones de amigas e incluso aportaciones de otras heroínas que nos han ido diciendo quiénes las inspiran. De ahí nuestra campaña #ellameinspira

charo-firmando-invisibles.jpg

Ellas vienen de diferentes entornos y de alguna manera han cambiado el mundo desde su sector profesional y alcance personal. Entre ellas tenemos atletas de élite, consultoras de comunicación, bailaoras de flamenco, directoras de recursos humanos, periodistas, coaches, ilustradoras, diseñadoras gráficas y de bolsos… todas, mujeres generosas con su tiempo y con el deseo humilde de ayudar a los demás a través de sus experiencias.

Juntas forman [in]visibles, un tributo en tercera persona de sus experiencias, aprendizajes y sentimientos. Algunas han liderado sus profesiones/carreras; otras han roto esquemas en beneficio de la mujer; otras han inspirado cambios con su incansable trabajo. Todas nos contaron sus historias con sus propias palabras.

Se habla mucho de que las chicas jóvenes de hoy no tienen modelos a los que seguir y en los cuales inspirarse en nuestra sociedad actual. ¿Qué opinas?, me preguntaban en una entrevista de radio. Este libro les ayudará a darse cuenta de que no es así. Modelos a seguir hay en todas partes, porque todas las mujeres que nos rodean tienen una historia de superación que compartir. Ellas me han ayudado a recordar cuáles son mis sueños y ambiciones, sé que harán lo mismo por toda aquella persona que lea [in]visibles.

Fue Paco Alcaide quien me preguntó durante nuestra presentación en Madrid: ¿Qué ha significado para ti escribir este libro? Como muchos sabéis, mi papel en este proyecto ha sido siempre el de facilitar a las ponentes sus presentaciones creando un ambiente cálido y seguro. Nunca fue el de mostrarme como ellas a corazón abierto… Ellas han sido y serán siempre las protagonistas de Ideas en Femenino. Sin embargo Paco, con el respeto y cariño con el que se ha dirigido a mí siempre, me facilitó ser, por unos minutos, la protagonista. Esta fue mi respuesta:

“Si me lo permites, Paco, voy a contestar a tu pregunta con una breve historia”, él me sonrió a la vez que asintió. Yo, nerviosa, abrí mi corazón:

“Desde los 18 años he tenido un sueño recurrente. Soñaba que me perseguía a mí misma y que nunca me alcanzaba. Por esas fechas estaba visitando a un kinesiólogo, que me preguntó por la naturaleza de mi sueño. Compartí con él mi “angustiosa persecución”, que ocurría todas las noches. Su interpretación me ha acompañado más de 20 años: “el día que te aceptes y creas en ti, dejarás de perseguirte en sueños”.
Cuando analizo estos últimos años me doy cuenta de que siempre he estado haciendo cosas para los demás. Siempre he querido ser útil para todos. Ahora me pregunto por qué me he comportado así... Hoy, tras muchas horas analizando(me) tengo una respuesta clara. Lo hacía porque buscaba que creyesen en mí cuando yo no creía, porque no era auténtica. Lo hacía porque buscaba aceptación cuando yo no me aceptaba. Lo hacía porque buscaba el reconocimiento que yo no me daba.
Ser consciente de esto, darme cuenta de lo que me estaba haciendo por no ser valiente, no sólo me ha hecho caer enferma de forma recurrente durante años, sino que también me ha llevado a irme tan lejos como a la India, Ghana y Sudáfrica para conocerme, aceptarme y quererme. Algo que no conseguí, porque el problema no era donde estaba geográficamente sino en el punto existencial en el que me hallaba. Sin embargo, de lo que sí me di cuenta en estos viajes fue de que llevaba 30 años siendo buena para todos menos para mí...
Tras 10 años viviendo en Londres, regresé a Marbella, lugar del que cierto modo había huido. Ahí viví cinco años hasta mudarme hace dos a La Haya (Holanda) por amor. Durante esos cinco años en Málaga aprendí, a través de todas las situaciones y las personas que este proyecto, Ideas en Femenino, me ha dado la oportunidad de vivir, que llevaba toda la vida viviendo en el esfuerzo infructuoso. Como Sísifo en la mitología griega. Hacía y hacía sin descanso, repitiendo inútilmente tareas, abrumada… era mi auto-castigo por no confiar en mis mejores aptitudes.
Escuchar a estas 41 mujeres me ha ayudado a aprender del ejemplo de superación y compromiso de ellas. De ser consecuente y poder aportar a las demás, siendo también ejemplo. Porque nos guste o no ser el centro de atención, todos tenemos una historia de inspiración que merece ser compartida.
Escuchar, entrevistar, transcribir nuestras conversaciones y escribir las historias de todas ellas me ha hecho verme reflejada en sus vivencias. Algo que me envalentona a decir que, de algún modo, y quizás para alguien, yo también puedo ser considerada una #heroínainvisible.
Cojo prestadas las palabras de Julia donde dice: “Admirar a los demás no es malo. No debe servirnos para la envidia ni la crítica, sino que debe ser un referente en positivo que nos sirva de estímulo para ser nuestra mejor versión”. Esto es [in]visibles para mí, un referente positivo.
Seguro que muchos estaréis de acuerdo conmigo en que casi todo lo bueno en la vida se cuece a fuego lento. Pues bien, a mí me ha llevado muchos años dormir sin ese sueño (y bien acompañada).
Este libro nos ha llevado terminarlo prácticamente todo el año porque queríamos que estuviese a la altura de sus protagonistas y que sirva de inspiración para toda aquella persona que quiere, pero cree que no puede. Porque sé que aprenderán como yo lo he hecho que “entre querer y poder solamente existe una palabra: esfuerzo”, que “apostar por una vida mejor siempre da resultados positivos” (Arancha Merino) y que “nunca es tarde para nada” (Begoña Gozalbes).
Desde lo más profundo de mi corazón y con todo el sentimiento que se le puede poner a esta palabra. Gracias y bienvenidos al universo de las heroínas [in]visibles.”

Uff… reparar en cómo me siento siempre me conmueve.

Charo Moreno - Presentación [in]visibles Madrid

Ya en Holanda, me preguntaban: ¿Por qué todo esto, Charo? Desde una calma inusual en mí cuando me cuestionan sobre #ief, respondí: “Porque si algo he visto claro en mi vida es que son las mujeres quienes toman las riendas y lideran en momentos de crisis del día día. Ideas en Femenino es un tributo a estas mujeres valientes, a sus esfuerzos y a sus logros para mostrar cómo estamos dando forma al mundo.

Nuestro objetivo es hacer visibles a las mujeres y a sus historias, ofrecer modelos “en positivo” a seguir para generaciones futuras (como me decía Marta González), y nutrir nuestra autoestima a través del ejemplo, en primera persona, de grandes mujeres. Por esto y porque todas ellas se lo merecen.”

Durante el proceso de escritura del libro, me iba dando cuenta de que no había ninguna historia que no me estuviese haciendo pensar en algo en concreto, me estuviese asombrando de algún modo o descubriendo un nuevo punto de vista. Estas historias se dirigen a todas las mujeres. Especialmente a ti, por inspirarme :-)